.
11 septiembre, 2015

Antropometría y entrenamiento deportivo

Medida muscular

El estudio antropométrico de los tenistas permite obtener una serie de medidas y variables que nos pueden ser de gran utilidad para el control del entrenamiento deportivo. En esta entrada del blog, te presentamos los conceptos básicos acerca del estudio antropométrico y como Ciència Esportiva utiliza todas estas medidas en el entrenamiento.

 

¿Que es la antropometría?

La antropometría pude definirse como la rama de la ciencia que se ocupa de la medición y composición de la estructura corporal, así como de sus aplicaciones y técnicas de estudio.

Las técnicas antropométricas se basan en la realización de medidas corporales tales como pliegues cutáneos, diámetros óseos y segmentos corporales. Posteriormente a partir de los datos obtenidos se aplican unas fórmulas matemáticas que nos permiten estimar diferentes parámetros de interés como son la composición corporal y el somatotipo del individuo, entre otros.

Ciència Esportiva, sigue las recomendaciones de ISAK (The International Society for the Advancement of Kineanthropometry) y de GREC (Grupo Español de Cineantropometría) en la aplicación de las técnicas antropométricas con el objetivo de que las mediciones sean lo más exactas y precisas posibles.

Composición corporal

La composición corporal es el método de fraccionamiento del peso o masa corporal en compartimentos (masa esquelética, muscular, grasa, etc.) y la relación entre sus componentes y la actividad física.

Existen diferentes modelos de fragmentación corporal, Ciència Esportiva utiliza el modelo de 4 componentes en donde el peso corporal se divide en: masa grasa, masa muscular, masa ósea y masa residual. Para calcular el peso de cada uno de los componentes realizaremos la medición de distintas medidas antropométricas e introduciremos los datos obtenidos en unas ecuaciones de pronóstico que producen estimaciones bastante válidas y fiables del peso que representa cada uno de los componentes del organismo.

Otras variables de interés que obtenemos a partir de la valoración morfológica del individuo son:

  • El peso ideal: a partir del porcentaje de grasa corporal podemos conocer cual es el peso graso y magro del individuo, y en función del porcentaje de grasa deseada calcular el peso ideal del deportista.
  • IMC (índice de masa corporal): establece una relación entre el peso y estatura del sujeto. Refleja una relación de proporción, su utilización para establecer la normalidad del peso no es adecuada, a pesar de que tradicionalmente se ha utilizado para este fin.
  • Índice cintura-cadera: relaciona el perímetro de cintura con el de la cadera, es un parámetro útil para establecer el modelo de distribución grasa y contribuye a la aproximación sobre el riesgo cardiovascular del individuo.
  • Índice de adiposidad: a partir de la valoración del tejido subcutáneo mediante pliegues cutáneos nos permite cuantificar la adiposidad del sujeto. Elemento de gran interés para valorar el rendimiento deportivo y/o el riesgo de padecer enfermedades metabólicas y cardiovasculares.

Aplicación para el entrenamiento

El estudio antropométrico resulta imprescindible para realizar una valoración del estado nutricional del deportista. El interés es conocer si un deportista presenta un peso corporal adecuado y particularmente si sus componentes se encuentran proporcionados. Resulta evidente que el solo indicador del peso no es suficiente para valorar el segundo aspecto. Es necesario conocer el porcentaje que corresponde a cada uno de los principales componentes corporales (grasa, músculo, hueso).

La valoración antropométrica nos permite calcular el peso corporal ideal para el deportista, pudiendo establecer estrategias nutricionales y de entrenamiento para su consecución.

Además, el estudio de la composición corporal puede utilizarse para controlar el efecto del entrenamiento. De especial interés resulta el estudio de los pliegues cutáneos y el índice de adiposidad. Podemos comparar los valores obtenidos antes y después de realizar un periodo de entrenamiento y comprobar si se han conseguido los objetivos marcados. La evolución a lo largo de una temporada de medidas como los pliegues cutáneos y el perfil de los mismos contribuye a establecer el estado de forma del deportista.

Es interesante saber que existe un perfil lipídico diferente en función de la especialidad deportiva practicada. A partir del perfil modelo para una deporte en particular, podemos comprobar si estamos consiguiendo las adaptaciones pretendidas con el entrenamiento.

Somatotipo

El somatotipo es la cuantificación de la forma y composición actual del cuerpo humano. Su técnica es utilizada para estimar la forma corporal y su composición, brindando un resumen cuantitativo del físico. Tiene su origen en los trabajos de Sheldon (1940), aunque fue modificado posteriormente por Parnell (1958) y Heath y Carter (1967). Se expresa mediante tres números que representan:

  • Endomorfia: la adiposidad relativa.
  • Mesomorfia: robustez o magnitud músculo-esquelética.
  • Ectomorfia: linealidad relativa o delgadez.

La representación gráfica del somatotipo recibe el nombre de somatocarta y nos permite determinar rápidamente cual es la constitución general de un deportista.

Mesomorfia

Aplicación para el entrenamiento

El estudio del somatotipo ha permitido caracterizar a colectivos y grupos en función de diferentes variables. En el ámbito deportivo, ha permitido establecer un somatotipo de referencia para cada especialidad deportiva.

El somatotipo nos permite comparar a nuestro deportista con un ideal o referencia (por edad, sexo, especialidad deportiva, nivel deportivo, etc.), indicando no sólo la predisposición constitucional para ese deporte sino también las deficiencias observadas y su posible corrección. Podemos así analizar si nuestros deportistas se ajustan a la morfología típica del deporte y cuál es el componente que podemos modificar con el entrenamiento y/o la dieta.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *